Juan Gonzalo Alzate Gómez

Juan Gonzalo Alzate Gómez
Médico, especialista en Gerencia Hospitalaria y en Mercadeo

Este viernes fue firmado el decreto legislativo 639 de 2020, a través del cual el Gobierno Nacional fijó las condiciones y reglamentó los subsidios a las nóminas de empresas del país que durante la pandemia hayan tenido una disminución de mínimo el 20% en su facturación.

Con esta medida se subsidiará el equivalente al 40% de un salario mínimo a todos los trabajadores de las empresas con estas condiciones, con el fin de proteger puestos de trabajo y darles oxígeno a los empleadores, dentro de las cuales por supuesto están la PYMES de salud y será por tres meses (mayo, junio y julio y en cada mes hay que solicitar el apoyo con toda la documentación.

También debe tenerse en cuenta que: “En caso de verificarse el incumplimiento de uno de los requisitos con ocasión’ de los procesos de fiscalización de la Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social, UGPP, ésta deberá adelantar el proceso de cobro coactivo en contra de aquellos beneficiarios que reciban uno o más aportes estatales de forma improcedente. Para lo cual se aplicará el procedimiento y sanciones establecido en el Estatuto Tributario para las devoluciones improcedentes.”

De alguna manera es un estímulo interesante y es claro que es un “subsidio” y hay que aprovecharlo como tal, pero es suficiente? En las condiciones actuales por las que deben estar pasando las Pymes de salud, tal vez una parte lo pueda ser, pero creo que para la inmensa mayoría no lo sea.

Pensaría que solo hay dos opciones para salir adelante y tratar de volver a los niveles de antes (sabemos que será difícil):

  • Que para las PYMES de salud, el gobierno subsidie un valor mas alto del 40% propuesto o que sea al menos unos 6 meses (como esta decidido valdrá al fisco nacional 6 billones los tres meses todos los sectores económicos)
  • Que pueda normalizarse de una manera mas rápida, pero claro segura, la asistencia de los pacientes a los servicios programados, por ser de salud, frente a cualquier otro sector, suponiendo que en verdad la salud esta de primero.

No nos espera un camino fácil, pero si unidos podemos generar propuestas y nos podemos hacer oír del gobierno, algo podríamos lograr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *